terça-feira, 20 de maio de 2008

Indecência Social

Não lembra nem ao Diabo, e sinceramente, custa-me sequer a fazer um comentário que seja a tamanha crueldade, burrice, e por aí fora (precisava agora de um dicionário de insultos).

4 comentários:

Filipa disse...

No way! :|

O meu nome já está na petição, sinto-me tentada a escrever pela minha família inteira para que este anormalóide seja punido e nunca mais lhe chamem artista! Ainda este fim de semana vi na sic mulher um programa chamado "hospital dos animais", onde pelo nome já dá para ver ou prever que aparecem alguns animais fragilizados, muitas vezes devido a maustratos da parte dos humanos... Um dos casos era uma cadelinha que tinha sido atirada contra uma parede e abandonada... Se quando vi aquilo fiquei horrorizada, já nem digo nada sobre o site que me mostrou... Malditos animais racionais!

P.S. E essa defesa? :)

Alberto Simões disse...

Olá, Filipa.
Também eu fiquei chocado quando me mandaram este link. Para além de assinar a petição (que infelizmente, tenho medo que não sirva de muito), e como não gosto do usar o e-mail para enviar aqueles pedidos que as pessoas já não lêm, acabei por colocar aqui no blog. Mas o choque foi tal que não consegui mesmo articular mais palavras do que aquelas :-S

Quanto à defesa, correu bem, obrigado! Estavam todos muito simpáticos!

Abraço
Alberto

Single Mind disse...

Nao consigo teclar sequer...

idadedapedra disse...

eu recebi um mail com a petição contra esse artista que obviamente assinei e reencaminhei. De um dos meus contactos, ligado às artes, recebi de volta este mail (não sei se têm pachorra para ler pq é muito comprido):
(ver em www.galeriacodice.com)

"ACLARACION DE GALERIA CODICE
Managua, 19 de octubre
Galería Códice desde su creación en 1991, ha promovido las artes visuales centroamericanas, pero especialmente las nicaragüenses, tanto en el nivel nacional, como en el regional e internacional. En Códice han expuesto grandes maestros centroamericanos, así como artistas consolidados y emergentes. Los lenguajes contemporáneos del arte universal también han tenido espacio en Códice, por lo que periódicamente acoge muestras de arte conceptual. Con ese espíritu, el jueves 16 de agosto recién pasado se presentó Exposición No.1, del artista costarricense, Guillermo Vargas, conocido artísticamente como HABACUC. Uno de los trabajos expuestos consistió en presentar a un perro famélico que Habacuc recogió de la calle, y durante la exposición aparecía amarrado con una cuerda de nylon, que a su vez estaba sujeta a otra cuerda que pendía de dos clavos en una esquina de la Galería. Habucuc nombró al perro “Natividad” en homenaje al nicaragüense Natividad Canda (24 años) quien murió devorado por dos perros Rottweiler en un taller de San José, Costa Rica, la madrugada del jueves 10 de noviembre de 2005. El perro permaneció en el local tres días, a partir de las 5 de la tarde del miércoles 15 de agosto. Estuvo suelto todo el tiempo en el patio interior, excepto las 3 horas que duró la muestra, fue alimentado regularmente con comida de perro que el mismo Habucuc trajo. Sorpresivamente, al amanecer del viernes 17, el perro se escapó pasando por las verjas de hierro de la entrada principal del inmueble, mientras el vigilante nocturno quien acababa de alimentarlo limpiaba la acera exterior del mismo. La Galería Códice se reserva el derecho de velar por la calidad de los trabajos expuestos, respetando en todo momento la creatividad del artista y jamás ha pretendido ejercer ningún tipo de censura, siempre y cuando no atenten contra los principios elementales de la ética y mucho menos que impliquen la vida de un ser viviente, sea humano o animal. Yo pensaba quedarme con “Natividad”, pero él prefirió retornar a su propio habitat. Celebro el que tantas personas en el nivel internacional se hayan mostrado molestas por las declaraciones brindadas por Habacuc, en las que sostenía que su intención era dejar morir al perro de inanición, lo que es de su absoluta responsabilidad. Al cumplir con informar la verdad de los hechos, espero que todas esas mismas personas hayan elevado también su voz de repudio cuando Natividad Canda fue devorado por los Rottweiler. Atentamente, Juanita BermúdezDirectoraGalería CódiceManagua, Nicaragua"